Para mantener su joya, le aconsejamos que lo limpie regularmente con un paño suave y seco. Evite el contacto directo con el perfume y el contacto prolongado con agua clorada o salada durante el baño, por ejemplo.